Translate

English French German Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Técnicas: Doblar la caña de bambú con calor

Doblar el bambú con calor: Este método es más avanzado que los anteriores. Lo utilizan primariamente artesanos expertos que usan el bambú para hacer muebles y artesanías muy complejas. // Creado por Emarroquin para Wiki How


Ahueca tus varas de bambú. Utiliza un trozo de barra de refuerzo (barras de acero comúnmente utilizadas para reforzar concreto) para romper los nudos internos del bambú. Esto se logra metiendo y sacando la barra de refuerzo del tubo de bambú por ambos lados, tras lo cual acabas con un tubo vacío.


Perfora algunos agujeros de vapor. Se acumula vapor cuando se aplica calor al tubo de bambú. Para dejar escapar el vapor se recomienda que perfores unos cuantos agujeros en los nudos.


Calienta el bambú. Toma tu soplete y comienza a aplicar calor al tubo con la llama, moviéndola continuamente desde la parte más ancha a la más estrecha. El calor debe estar por encima de la temperatura de ebullición, lo que consigue dos cosas:



La coloración del bambú. Aplicar color actúa como un tinte en el bambú y le confiere un color café cálido.

La lignina y la pectina del bambú se ablandan y se hacen flexibles, lo que te permite moldear el bambú con más facilidad


Revisa la flexibilidad del bambú. Con un trapo mojado frota el tubo de bambú, humedeciendo la superficie. Comprueba la flexibilidad del bambú doblando el tubo ligeramente. Debería ceder con bastante facilidad.


Tapa uno de los extremos del tubo y llénalo con arena fina. Golpea el bambú con el lado de la mano o con una pala pequeña, y mueve la arena hasta el fondo del tubo. La arena estabiliza el bambú para que las paredes no cedan al doblarlas.

Prepárate para doblar el tubo de bambú. Cava un agujero en tierra firme que tenga entre 15 y 20 cm de profundidad, y ligeramente más grande que la circunferencia del tubo y lo sostenga firmemente para apoyarse. Ahora estarás listo para dar forma al tubo.

Comienza a aplicar calor de nuevo al tubo. concéntrate en el área que deseas doblar, y no dejes de mover la llama.


Periódicamente frota el tubo con un trapo mojado. El agua evita que el bambú se reseque y se vuelva quebradizo. El bambú reseco se puede romper o rajar con facilidad.
A medida que vas trabajando en el tubo con el soplete, comienza a doblar el bambú en la forma que deseas.


Repite los pasos de calentar, doblar y humedecer hasta que el bambú adquiera la forma deseada. Esto puede tomar tiempo. Es en este punto que a menudo el bambú se raja, debido a la gran tensión a la que está sometido. Cuanto más tiempo te tomes para doblar gradualmente el bambú, menos probabilidad habrá de que se raje.

Para contactarnosescobarlarevistadigital@gmail.com
MANUALIDADES en LA REVISTA
Publicar un comentario

Entradas populares