Translate

English French German Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Imitación de mármol con pintura

El acabado en símil mármol es una técnica en verdad muy sencilla de hacer, y nos da la posibilidad de tener superficies y objetos que parezcan impactantes y bellos, realzando así cualquier ambiente.

Cómo pintar imitación mármol
Para hacer esta técnica de imitación de mármol debemos, primero, preparar la superficie a tratar, que puede ser cualquier objeto, pared, mueble, bandeja, caja u otra. Una vez lijada, sin restos de pintura, pegamentos o polvillo, nos pondremos manos a la obra.


Preparar la superficie
Comenzaremos por dar una mano de pintura blanca, de ser necesario con un producto fijador o sellador para tapar los poros de la superficie a tratar. Luego de haberlo dejado secar bien, daremos una mano de fijador incoloro, o de barniz al agua, para que este color blanco posea más profundidad en el acabado final.

Crear el efecto mármol con la pintura
El mármol puede ser imitado en cualquier tonalidad, dependiendo de nuestro gusto y del estilo decorativo general de nuestro hogar, o del ambiente donde vayamos a lucir la pieza. Por ello debemos definir el color, y luego adquirirlo en un tono oscuro junto con la pintura blanca, que puede ser la utilizada para la base.
Ya puesta la base y el sellador incoloro, aplicaremos una mano del tono elegido al 50% de blanco, es decir, que si queremos hacer un mármol de color verde, compraremos pintura verde oscura y haremos un bote de pintura verde y pintura blanca, para obtener un verde claro.
Ni bien hayamos aplicado la mano de pintura clara, tomaremos un par de guantes de goma (de los que usamos para limpiar el hogar), e iremos retirando la pintura sin deslizar, apoyando el guante (la palma, el dorso o como nos sea más cómodo), para lograr variantes del color y dejando al descubierto el blanco de base.

Ya seca esta mano, repetiremos la acción con la pintura en el tono oscuro, retirándola para dejar al descubierto patrones que exhiban el tono claro y el blanco de base.
Iremos apoyando el guante y limpiándolo en papel de cocina tantas veces como nos sea de gusto, hasta obtener el acabado final deseado.
Dejaremos secar la pintura por una tarde, y luego podremos aplicar una mano (o las necesarias), de barniz o laca para proteger este nuevo mármol que estarnos exhibiendo. Ya seco el barniz, tendremos una caja, pared, bandeja o mueble con un acabado símil mármol en verdad impactante, con buena profundidad y mucho brillo.
MANUALIDADES en LA REVISTA
Publicar un comentario

Entradas populares