Translate

English French German Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Corcho: aislante eficaz

El corcho es un aislante térmico y sonoro muy eficaz que, además, tiene una producción muy sostenible y, una vez instalado, requiere de muy poco mantenimiento. Se comercializa en losetas, planchas y rollos, y admite que se le pueda dar un uso decorativo. Este artículo reseña las características aislantes de este material, los tipos de corcho existentes y sus principales propiedades y virtudes.

El corcho, un gran aislante térmico y sonoro

El corcho se obtiene de la corteza del alcornoque, una especie que crece sobre todo en áreas de clima mediterráneo. Su producción es sostenible, ya que incluso durante su extracción la generación de residuos es baja.


Está compuesto por células poliédricas muy unidas entre sí, prácticamente vacías en su interior y muy impermeables. Es muy resistente a las lluvias, las sequías y las altas temperaturas, por lo que es un material óptimo para el aislamiento térmico. Además, su estructura se compone de pequeñas celdas que absorben muy bien los ruidos, por lo cual el aislamiento acústico que proporciona también es muy bueno. Además, resiste a los agentes químicos, es ligero, elástico y no huele.

En cuanto a su mantenimiento, apenas exige cuidados, lo que le hace un revestimiento muy útil en paredes y suelos, incluso en estancias húmedas como el cuarto de baño.


Dado su carácter aislante, es muy práctico para instalar también en suelos, ya que nunca se enfría en exceso. Tampoco se deforma con facilidad, ni siquiera con el peso de los muebles o los golpes, y responde bien al paso del tiempo. Se puede poner en losetas de diferentes tamaños, colores y texturas. Tras su colocación se suele aplicar alguna capa de barniz, para conseguir de esa forma un acabado suave.

Tipos de corcho

El corcho se comercializa sobre todo en tres formatos: losetas, planchas y rollos.

En el primer caso, se emplea como revestimiento decorativo para paredes y suelos, donde se ponen losetas barnizadas o enceradas. Su instalación es sencilla en ambos tipos de superficies y asegura una gran durabilidad, aunque requiere el trabajo previo de eliminar las imperfecciones de los sitios donde se han de instalar.

Por su parte, las planchas de corcho negro aglomerado, granulado o expandido, con un grosor mayor que el habitual, se emplean en obras de aislamiento. Se colocan sobre la pared y pueden mantenerse a la vista, tras un proceso de pulido, o bien cubrirse con papel o pintura. Estas planchas garantizan un buen aislamiento térmico y acústico y, gracias a su carácter ligero, se pueden poner incluso en el techo. Actúan como una eficaz barrera frente a las temperaturas extremas. Sin embargo, no son impermeables al vapor, por lo cual puede ser necesario someter el corcho a algún tratamiento específico antes de su colocación.

Los rollos de corcho, por sus características, son similares a los que se comercializan en láminas o planchas. Su flexibilidad los hace muy prácticos. Además, en la actualidad, la mayoría incluye un sistema autoadhesivo que hace muy fácil su colocación.

Propiedades y virtudes del corcho
Una de las principales virtudes del corcho es su condición de material muy ligero. Su densidad y su peso son muy bajos, lo cual permite colocar varias capas para mejorar su eficacia como aislante o emplear placas de corcho expandido. Frente al agua en estado líquido, por su parte, presenta una gran impermeabilidad, de ahí su utilización en los corchos de las botellas.
Además, el corcho presenta una elevada resistencia al desgaste, que se debe a su facilidad para resistir la presión. Es capaz de recuperar prácticamente todo su volumen inicial, aunque se le someta a una presión muy alta. Y tiene también una gran adherencia a las superficies lisas, sobre las que ejerce un efecto ventosa debido a los huecos de las células que lo conforman.

Para contactarnosescobarlarevistadigital@gmail.com
MANUALIDADES en LA REVISTA
Publicar un comentario

Entradas populares